Con el aval de:

¿Qué es la Hepatitis C?

Definición

Hepatitis es un término que significa inflamación del hígado, un órgano de suma importancia para el cuerpo humano que, entre otras funciones, procesa los nutrientes, filtra la sangre y combate las infecciones.

La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por la infección por el virus de la hepatitis C (VHC), que produce inflamación y acúmulo de fibra colágena en el hígado (fibrosis), lo que altera su correcto funcionamiento.

Tras la infección por el virus de la hepatitis C, entre el 15-45% de los pacientes resuelven la infección de manera espontánea en los 6 primeros meses. Alrededor del 55-85% restante desarrollará una hepatitis C crónica, que provocará la replicación continúa del virus en el hígado, aunque la afectación hepática evoluciona, en general, de forma lenta. El desarrollo de fibrosis es un proceso dinámico, no lineal y variable de paciente a paciente, por lo que su evaluación requiere valoraciones repetidas a lo largo del tiempo. Los pacientes diagnosticados de fibrosis avanzada/cirrosis precisan controles por el posible desarrollo de cáncer de hígado.

No obstante, la hepatitis C, hoy en día, puede curarse en un alto porcentaje de casos mediante tratamiento. Los pacientes con fibrosis avanzada/cirrosis que reciben tratamiento anti-VHC precisarán seguir con los controles de detección precoz del cáncer hepático. Al curarse, el riesgo disminuye, pero no desaparece totalmente.

Tipos de virus de las hepatitis: A, B, C, D y E

El virus de la hepatitis C es designado con esta letra del abecedario como modo de diferenciarlo de los otros tipos de virus de la hepatitis que existen. En concreto, se conocen los virus de la hepatitis A, B, C, D y E.

Todos ellos atacan al hígado, pero entran en contacto con el cuerpo humano por diferentes vías. Los virus de la hepatitis A y E se transmiten por vía oral, el virus de la hepatitis C por la sangre y el virus de la hepatitis B por la sangre y los fluidos corporales.

La evolución también es diferente en cada tipología, ya que unos sólo producen hepatitis agudas (A y E) y otros pueden evolucionar a la cronicidad (B, C y D) y causar lesiones hepáticas graves. Sólo se dispone de vacuna preventiva frente a los virus A y B.

Por último, una persona puede tener varios tipos de virus de la hepatitis sucesivamente o de manera simultánea, ya que estar infectado por uno de ellos no evita infectarse con otro tipo.

Genotipos del virus de la hepatitis C

Al igual que existen diferentes tipos de virus de la hepatitis, dentro de la propia hepatitis C hay varios tipos, conocidos como genotipos. Estos genotipos se enumeran del 1 al 6 y, a su vez, se vuelven a subdividir en subtipos, denominados con letras en minúsculas.

Los genotipos más frecuentes en Occidente son el 1, el 2 y 3. El 4 y 5 se encuentran casi en su totalidad en África y el 6 en Asia del sur. Los genotipos influyen en la efectividad del tratamiento. En España, dentro de la población con hepatitis C, predomina el genotipo 1, en concreto el 1b, ya que supone más del 70% de los casos. Después, en frecuencia, destaca el genotipo 3, con el 12-17% de casos. El resto está entre el genotipo 2 (1-3%) y el 4 (2-7%).

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.