Signos y síntomas de las infecciones fúngicas

Los síntomas debidos a infecciones fúngicas superficiales varían dependiendo de la clase de hongos que las producen. Generalmente ocasionan picor, enrojecimiento de la piel e inflamación. Algunas de estas infecciones tienen carácter muy leve y producen pocos síntomas o ninguno; en cambio otras son más irritantes.

Las dermatofitosis o tiñas tienden a producir manchas en forma de anillo sobre la piel. Los síntomas varían dependiendo de la localización de la infección. La mayoría de las veces no hay inflamación o muy poca y las áreas infectadas producen un picor moderado, con un borde descamativo ligeramente elevado. A veces la inflamación es más grave y puede evolucionar a ampollas y vesículas (por lo general en el pie) o placas inflamadas e hinchadas en el cuero cabelludo que pueden supurar pus.

Respecto a las candidiasis, los tipos más comunes son la infección superficial de la boca, la vagina o la piel, que produce placas blancas o rojas y picor, irritación o ambas cosas.

La infección de la boca (candidiasis oral) produce placas blancas en el interior de la boca, fisuras o costras en las comisuras de la boca, así como lengua roja.

Si la infección se disemina a otras partes del organismo causa comúnmente fiebre y escalofríos. También puede causar otros síntomas si se disemina a otras partes del cuerpo como el corazón, los ojos, los huesos o las articulaciones. Las infecciones fúngicas oculares no son comunes, sin embargo, si no son tratadas pueden provocar pérdidas de visión o ceguera. Si la infección es grave, puede producirse un fallo multiorgánico e incluso ocasionar la muerte del paciente.

La pitiriasis versicolor por lo general no causa ningún síntoma, pero a veces produce picor. Sin embargo, sí ocasiona la aparición de muchas placas escamosas de color pardo, marrón, salmón o blanco en el tronco, el cuello y el abdomen. Las placas suelen unirse para formar otras más extensas. Estas placas no se broncean, por lo que en verano, cuando la piel circundante se broncea, se hacen evidentes. Las personas de piel oscura presentan placas más claras mientras que en las de piel clara las placas pueden ser tanto oscuras como claras.

El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico.